Seleccionar página

El fuego, la fundición desde tiempos inmemorables. ¿Los Egipcios, Los Mayas o nuestros ancestros?

La joyería en su más estilo puro.

La imagen muestra el crisol de un horno de inducción, el color rojo vivo el de la temperatura que debe alcanzar el crisol para poder fundir el oro o la plata.

Este proceso se hace para compactar el mental y limpiarlo de impurezas o para alearlo, dependiendo de la pureza y el color con la que vamos a trabajar el metal.

Es el primer paso para un largo proceso. Laminación, forma, acabado y engaste.